Archivos Mensuales: junio 2016

Después de la lluvia

image

Después de la lluvia

Mundo lavado
Matas aún húmedas
Brillan las flores

El objetivo
Seducir al insecto
Casi es sexual

Entre el viento
Pegado de insectos
El polen vuela

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 26/Jun/2015

El río de Guarenas

image

El río de Guarenas

Del mismo color que su tierra
El río de Guarenas repta
Por el valle de Pacairigua
Rumbo al mar de Barlovia
Bordeando la autopista
Recién nutrido de lluvia

Las blancas garzas
Y las negras corocoras
Algo de comida le hallan
Porque perseveran tercas
Sus puntuales guardias
Y sus faenas de pesca

Otro domado río citadino
Otra hazaña ingenieril
Otro embaulamiento
Más muerto que un perro muerto
Destripado por los carros
En la autopista del progreso

No importa si se seca
Ya no hay sembrados
Solo necesitamos un desagüe
Una cañería por si llueve
Pero eso ocurre pocas veces al año
Las nubes las estamos civilizando

Para Elia y Edgar
VABM 26/Jun/2016

Ciudad vieja / Ciudad nueva

Ciudad vieja / Ciudad nueva

Ciudad añeja de moho verde
Cuajarones de sangre seca
Boñiga y orificios sin salida
De encontradas balas perdidas

De perennes locuras y yerbas
Espadas federales
Y machetes realistas
Sepultada bajo asfalto y mentira

Ciudad moderna
De apartamentos como nichos
Como tumbas u oficinas
Donde sepultar vidas

Proyectos de familias
Revoluciones y rutinas
?Bajo qué excremento del diablo
Te ocultamos de la vista?

Es la gente la misma
Es la misma bella de siempre
El botín de las guerras
La excusa de la paz

La madre de la belleza
El motivo de la tristeza
El precio de la derrota
Y la medida de la victoria

Para Elia y Edgar
VABM 26/Jun/2016

Sueño de preso

image

Sueño de preso

Rosa el mundo
Afuera la libertad
Acá las rejas

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 19/Jun/2016

Sobre el monte

image

Sobre el monte

Mientras más cerca
Más alto es el monte
Sólo águilas

Mientras más lejos
Más bajo es el monte
Hasta gorriones

En la distancia
O en su dura cuesta
Solo pájaros

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 25/Jun/2016

El mal del signo

image

El mal del signo

El más mísero de los mendigos tiene más monedas en su bolsa y es el dueño de la escudilla con la que mendigamos lado a lado el puño de avena cruda, los granos que nos dan la subsistencia.

Cocino lo que conseguimos, como con placer la fruta que no se puede vender y que rescato de la basura.

Alimento meticulosamente y premeditadamente
a este cuerpo, por lo menos no lo atormento ya con el empeño terco de antes, a veces creo que hasta he llegado a quererlo.

El abad me ha garantizado un lugar entre los grandes, no en el mismo anaquel, si no en otro, solo un poco menos importante de la gran biblioteca imperial.

–Alguien alguna vez citará, algunos de tus versos, lo hará para demostrar que eres inmortal, pero la verdad apabullante será que ya estarás muerto–me ha predicho muy serio el gran abad, que tiene la facultad de intuir la dirección en que fluirá el tiempo.

Eso ha sido suficiente para que abandonara familia y carrera, y me dedicara a mendigar y claro a escribir

Puedo describir, aprendí a hacer metáforas, a resumir, y a rimar.

Creo que debo aclarar que he sido diagnosticado como un grave caso de la enfermedad de las letras, o el mal del signo.

Me preocupa mi mensaje, espero algún día llegarlo a encontrar, el mal del signo es tolerable si logras atraer seguidores y/o mecenas, pero algunas veces hace falta tener un mensaje o por lo menos una posición ante algún hecho real o supuesto, para atraerlos.

Mientras lo encuentro, escribo, sobrevivo y busco en los espejos la actitud, la postura que es tan importante como el mensaje, según
me ha aclarado algún oficiante de los ritos acostumbrados en la corte imperial.

Batallo mi vida con astucia de comandante de artillería, desde lejos de las líneas he clamado al verdugo por compasión hacia mi pescuezo, con unos argumentos y lloriqueos que envidiaría una cortesana quinceañera capturada como trofeo.

Pero me esquiva mi mensaje, me rehuye debajo de los puentes, en el alboroto del mercado, en el fragor del combate, en las conferencias de los académicos, y en los ritos que ofician con tanto convencimiento los propagadores de la fe.

Casi con asombro veo al suicida quincenañero que fui, tentar al viejo monje que ahora casi soy.

— Anda, hala la palanquita viejo, y te eyectas, usa la salida de emergencia, ? Para que esperar el golpe contra el suelo?
— le dice sonriendo el quineañero.

Pero el monje le contesta:
— esperemos el mensaje, los libros que leiste no los entendiste, deja la flojera, trabajemos en la actitud, busca un espejo, que para no hacer nada tenemos mucho tiempo.–

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 25/Jun/2016

La Luna

image

image

La Luna

Sobre el mundo
Electromagnética
Y silenciosa

El loco canta
Aulla su locura
Y ella calla

En la neblina
Persevera la vida
Verde y tibia

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 23/Jun/2016

El precio de las lentejas

image

El precio de las lentejas

La gasolina aquí es barata
Los que en todas partes son caros
Son los carros. casas
Errores, enfermedades y cirujias

Tachas días en la agenda
Pasa el tiempo entre el viento
Entre el ocaso y el alba
Se despilfarras élant

Se trata la buena vida
De preocuparse por las calorías
De que a uno no le importe
El precio de la comida

Alguna gente abusa de ti
Alguna se deja
El crudo sube y baja
Por guerras ajenas

Cierras las cortinas
Y notas que están ya raídas
Y te preguntas si se trata la vida
Tan solo comida

Y luego ves a esa chica
La hija de tu vecina
De esa que jugó contigo alguna vez
Un juego de cosquillas Íntimas

Y sabes que no importa la comida
Que la vida se trata de carros y casas
De pagar clínicas
Y de estrenar cortinas

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 16/Jun/2016

Waraira Repano

image

Waraira Repano

No sé si nube o neblina
Una energía fría y húmeda
Corre por las vértebras
De mi cordillera querida

La ciudad como volcán
Inicia su cansina rutina
Acumula lava de avaricia
Cenizas de injusticia

Que la explosión ya prevista
Nos agarre apertrechados
Prestos dispuestos y calmos
Caracas aquí vamos

Para Elia y Edgar
VABM 15/Jun/2016

Ocaso de domingo hibernado

image

Ocaso de domingo hibernado

Con una extraña configuración de nubes
De un raro rosado pintado a brochazos
Veo el final de esta tarde
Veo morir a este domingo extraño
Que me he visto obligado a hibernar
Para ahorrar no sé que
Pues no tengo ni para los pasajes
Y vengo cobrando quizá el martes

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 12/Jun/2016

A %d blogueros les gusta esto: