Archivos Mensuales: julio 2016

Tilapia


En una zanja de irrigación
Reside un pez
Lo vi una sola vez
Por siempre estará allí
En mis sueños
Y en mis recuerdos

Cuando yo muera
Morirá también ese pez
Por eso escribo esto
Para que persista
Aún después de mí

Era
Ya no es
Algo de él vivirá siempre
En mis recuerdos
Y en los de quienes recuerden esto

Pero la vida siempre persiste
Pero siempre queda algo
Del desechable individuo
Transitorio y fugaz
En su descendencia

Que también marcará sus huellas
–Sombras sobre las sombras
Sobre la de ella
Con igual persistencia

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 30/Julio/2016

Vuelo sobre el mar


Amanece
Y estoy a diez mil metros
Sobre el mar

Sobre un sol amarillo
El mundo
Y otra tumultuosa tempestad

Recuerdo lo que me dijo un viejo
Millonario en mangos
Que había intentado saquear

Si sigue por ese camino
Va a acabar mal
No se acostumbre a robar

La familia dueña de la aerolínea
No roba:
Conquista mercados para el progreso

Sus vigilantes y lacayos
Vigilan mejor y más
Que el ejército, la marina, la policía y la fuerza aérea juntas

Yo soy otro humilde servidor
Pero estoy estrenando zapatos
Y un bello laptop

Y recuerdo lo que escribió
Hace más de mil años
Un chino sabio:

El mundo está y estará
Todo pasa
Tu pasarás

Agarra lo que puedas
Y no me aburras con lloriqueos
Si te logran agarrar

Cuando estoy descansado
Tengo la mala costumbre de pensar
Y hasta escribo:

Ciego a las galaxias
Ordenadas en filamentos
Y a los océanos de arena gélida de las nebulas

Yo Li Tao Po
Escribo desde aquí
Hasta el fin de la eternidad que:

Si no fuera por las mujeres
Y su afinidad con las flores
El mundo sería un gran erial

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 30/Julio/2016

La cumbre


Sobre las nubes
Aislada de la gente
Haciendo rayos

Sobre el mundo
Como faro alumbra
Día y noche

Si el Dios baja
En la divina cumbre
Habitaría

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 24/Julio/2016

El arte de la pesca con cormoranes

Aquel, por el olor de la tierra, sabe cuando hay que arar. Por la frescura o sequedad del viento, cuando hay que sembrar. Y por el color de las nubes, si hay que segar.

La tropa de aquel general, se hace matar sin pedir clemencia y mata sin remordimiento, ni piedad, siguiendo las ordenes de cualquiera de sus miles de capitanes.

Ese loco que aulla a la luna llena, que se come la basura que enfermaría a los perros callejeros, ha escrito redondos versos que nunca olvido y que aún me conmueven siempre que por algún motivo vuelven a mi mente.

Estamos en la casa de un mercader que es tan astuto, que ganará dinero dándome este banquete a mí, a mí corte de favoritos y a mis recaudadores de tributos.

Aquél ha perdido la vista de tanto dibujar. No le hace falta ver ya, porque puede pintar de memoria, en pocos trazos de negra tinta, el signo verdadero de cualquier planta, animal u objeto; así como de los transitorios estados de la mente y del mundo.

Esa que está casi dormida y borracha ya, le puede sacar a un laúd, sonidos que te harán reír y llorar, a su voluntad.

Ese cazador que ves allá, haciendo alarde de sus colmillos y pieles; ha cazado hasta al más peligroso animal; que es la hembra de la tribu de los C’Zhuan , cuando es ofendida por algún desplante, o por cualquier motivo o necedad.

Ese viejo que está aburrido allá, puede imitar el reclamo del ciervo en celo tan bien, que estos, aún estando presos en sus redes, lo invitan a pelear.

El mago que tengo al frente sabe el veneno y el antídoto. Y la ponzoña y la cura de cualquier enfermedad.

El mago que siempre tengo atrás, sabe leer el cielo, y las entrañas de cualquier animal que le parezca necesario sacrificar. También sabe interpretar las mutaciones que el azar le induce a los números tatuados en los dados, así como interpretar el vuelo de los pájaros.

En la cocina, encargándose de mi comida, está un alquimista que conoce las apropiadas proporciones entre sabores, colores y olores. Las justas temperaturas y presiones. Los componentes necesarios de las mezclas requeridas; es decir que sabe alimentarte, haciendote feliz a la vez.

Las cosquillas que te harían, de yo ordenarlo, unas gemelas que están debajo de la mesa, te extasiarían; le darían tanto placer a tu vida, que la justificarían y la harían hasta explicable entre la armonía del universo; especialmente en algunas noches muy solitarias y frías.

La maga que casi siempre me acompaña, se puede apropiar de tu mente tan completamente que no te quedará tiempo para pensar en nada más que en ella y sus exigencias; y puede hacerte feliz o desgraciado, con un leve movimiento de su entrecejo.

De todos ellos y de muchos más, soy emperador; todos me prestan sus servicios, los tengo cerca porque son mis favoritos.

Sin embargo extraño siempre a quien me enseñó el arte de gobernar, siempre ha sido
solo un pescador con cormoranes.

Hace mucho tiempo fue mi padre, aún pesca y siembra su sencilla comida, creo que por culpa de la manera de ser de él, adquirí la necesidad de acumular y de ejercer el poder.

Para Elia, Edgar y Erwin
Li Tao Po
VABM 23/Julio/2016

Ebrios de río


Una mujer baña a su bebé en el río
Por primera vez

Él se deja
Y no se quiere salir después

Aturdido por el beso del agua
Borracho de río

Protesta su primera despedida
Del reino de la alegre frescura

Luminoelectromagnéticamente atraído
Por el hogar del pez

Soy su padre
Pero me siento hermanado con él

Para Elia, Edgar y Steven
Li Tao Po
VABM 23/Julio/2016

Animales de ciudad


Una niña busca una pelota entre la maleza
La yerba le llega más arriba de las rodillas
Sabe de la araña
Ha oído del tigre y de la culebra
Pero sus compañeros de juego se impacientan

Una mujer sortea los albures de la noche
En una ciudad que enferma
Una carta le ordena que se quite toda la ropa
Sus compañeros de juego se impacientan

Ella sabe del sida
Y ha oído los lamentos de la gente presa
En las camas de un hospital
Antes de marcharse
Hacia donde no se regresa nunca jamás

Pero a ella le gusta mucho jugar
Ella le tiene mucho miedo a no pertenecer a la sociedad
Mucho más que a la araña, al tigre y a la culebra
Además cree que el sida es un tipo de cáncer
Que solo enferma a la gente más divertida y bella

Por la avenida circula
Confundido entre la niebla nocturna
El veneno de la ciudad
Entra frío por las venas de una mujer
Que siente que ya pertenece a ella
Como una paloma u otro doméstico animal

Para Elia y Edgar
VABM 23/Julio/2016

La secretaria y el científico

Un hijo de campesinos, que ha estudiado duro para llegar a ser científico.

Un tipo blanco, frío y aséptico, juega a acelerar destinos. A mejorar el azar. A recombinar lo mejor, en la semilla del futuro.

En un laboratorio, blanco, frío y aséptico, como él se imagina al cielo, donde está su Dios. Que es blanco, frío y aséptico, pero no científico.

He ido a quitarle un virus a su computador.

–Conoce algún producto para cifrar archivos? Me pregunta como de pasada.

–algo que después sólo lo pueda descifrar uno mismo? Añade mirando algo verde en un frasquito.

–le voy a averiguar doctor, le digo seguro de no volver otra vez a ese sitio.

— ya está listo, le digo.

— hable con mi secretaria, me dice,
Y se olvida de haberme visto.

La secretaria que no sabe que he leído su correo, que sé el otro destino de todos los documentos que le ha transcrito al cientifico, me pregunta por la garantía de mi trabajo.

— un mes, le digo.

— que sean mejor quince días, me dice coqueta, me aburro mucho aquí.

Ya había notado que ambos somos mestizos, que tenemos en común el instinto de producir híbridos.

Luego me pregunta de pasada –conoce de algún sitio en la internet donde paguen bien los documentos científicos?

Afuera en el infecto mundo, me fumo un cigarrillo, y millones de microbios fallecen lenta y dolorosamente en la capa de alquitrán que disminuye mi capacidad pulmonar.

La ciudad sigue de lo más tranquila, recombinando destinos y acelerando el azar.

Inmune a los esfuerzos del científico, y de su secretaria.

Para Elia y Edgar
VABM 23/Julio/2016

Luna Libre


Cierro los ojos
El mundo sigue ahí
Estará siempre

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 21/Julio/2016

Fin de batalla

Yo Li Tao Po
Que he conquistado el grado
De capitán narrador
De la desventura
Y aventuras
De esta tropa de asaltantes

Entre el húmedo jade
De las faldas de esta montaña
Durante estos largos instantes
Considero mi deber registrar
Desde aquí
Hasta el fin de la eternidad

Que solo una vez he visto llorar
A mi glorioso general
Ha sido hoy
Durante el conteo de cadáveres
Incluyendo en la causalidad
El de su lanudo caballo manchú

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 17/Julio/2016

Hoy es domingo otra vez

Las golondrinas
Entre la gris neblina
Revuelven al Chi

Revolotean
De lo más desgraciadas
Solo licúan

La gris rutina
Que sabe a la muerte
Definitiva

Mientras infeliz
Y anónimamente
Como siempre gris

El mundo bate
Días y logaritmos
Serialiables

Sobre las nubes
A través de un río
que no es mío

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 16/Julio/2016

A %d blogueros les gusta esto: