R3d1n@l@mbr1c@


R3d1n@l@mbr1c@

 

Con la humilde resignación de un gato acostumbrado a soportar la absurda y pedante estupidez de la gente, me veía obligado a leer que yo no vi nada, ni estaba cerca, ni enterado de antes, ni mucho menos en la litera de un crucero noruego paseando por el mediterráneo. Y que paso ahora a narrar los hechos que vi, tal como ocurrieron.

Rita Manriquez McCluste, la mujer que es mi compañera de vida hace tres años, y yo, desembarcamos como a las diez y media; habíamos desayunado en el buque.

Las cuatro comidas diarias y las tres meriendas, además del bufet siempre abierto, venían incluidas en el paquete que compramos, nos pareció un despilfarro de dinero no aprovechar el desayuno que ya teníamos pagado, y gastar dinero desayunando en el puerto, en como sea que se llame el pobre país en que aún estábamos.

En dos semanas habíamos bajado como a quince paisitos caribeños que son indistinguibles los unos de los otros; bajábamos siempre después de las diez, y subíamos a almorzar a medio día, todavía no habíamos creído interesante volver a bajar a ninguno.

En fin, ya nos habíamos tomado la foto y no nos habían robado la cámara. Ya habíamos comprado alguna artesanía típica del lugar. Ya le habíamos dado oportunidad de robarnos a los policías, atracadores, aduaneros, vendedores de droga y mendigos del país, y nos dirigíamos al buque a asearnos antes del almuerzo, cuando el tipo más gordo y negro que he visto en toda la vida, nos señaló con su bastón como de general y le hizo señas a un policía que lo acompañaba.

El policía sin decirnos nada, me esposó a las espaldas, y me trajo a empujones hasta aquí, me vaciaron los bolsillos, me quitaron todo y nos separaron.

Lo que me impresionó más fue que las condecoraciones le cubrían todo su pecho y parte de la barriga, mientras que el policía sólo tenía la gorra, pero vestía de civil.

Supongo que Rita está cerca, –rezaba la confesión– ella tiene un tratamiento médico muy estricto y debe tomar nueve pastillas diarias. Un primo de ella es ayudante de un senador, y varios amigos trabajan en el gobierno federal, conocemos nuestros derechos y exigimos hablar con la embajada.

Leía la transcripción sobre todo para comprobar el buen funcionamiento del programa de reconocimiento de voz y de traducción, estaba muy satisfecho con la exactitud, pero no contento, porque no me imaginaba que irían a hacer ahora los trabajadores civiles de la policía para dar la impresión de que estaban trabajando.

La grabación, transcripción traducción, certificación e impresión de una confesión duraban antes por lo menos un mes, pero con las computadoras se había automatizado la estupidez de los trámites burocráticos y como no podían jugar, ni acceder a la wwweb, no les quedaba otra cosa que hacer, si no mirar como idiotas aburridos las pantallas y mover el ratón cuando el salvador de pantallas se despertaba.

Varios mosquitos merendaban de a sorbito en sorbito en mis piernas, tenía bermudas, a mi mujer le parecía muy apropiada mi vestimenta para nuestras vacaciones caribeñas.

Ella se ocupa de mi apariencia y hace lo que puede para que luzca sano, elegante y contento. A ella le gusto solamente cuando estoy así.

Un ventilador con la cesta oxidada apuntaba a una maraña de cables y empujaba el hedor y hastío de la gente hacia un enrutador cuyas luces titilaban con el entusiasmo indiferente de las estrellas que me había acostumbrado a ver desde mi silla en la cubierta, mientras esperaba a que me diera sueño, durante esas dos semanas de aburrimiento caribeño.

El policía de civil me dijo que firmara mi confesión para transmitirla a la capital, y luego encogiendo los hombros me dijo que no había conexión y que la iba a mandar con un mensajero el día hábil siguiente, porque estaban en la semana de celebración del cumpleaños del líder de la patria.

Luego, como si se le acabara de ocurrir la idea, me señaló mi condecoración de jubilación; Rita la había clavado esa mañana en mi guayabera. Básicamente son las dos letras iniciales de los apellidos de los fundadores y un 25, todo enchapado en buen oro pulido con esmero.

Sonriendo luego me señaló el enrutador, que tenía también esas iniciales estampadas en aluminio desgastado por salitre.

–Claro que si usted lo logra arreglar, en cinco minutos estaría todo listo –me dijo con cara de burócrata sádico y se sentó a mirar su pantalla.

El modelo del enrutador inalámbrico no era tan viejo, con asco lo levanté, tratando de no untarme con el chicle de salitre de la goma derretida de los cables, tratando de encontrar el botón para inicializarlo de nuevo como vino configurado de la fabrica, pero debajo encontré un papelito que gritaba: !R3d1nalambr1c@! Y unas direcciones de red.

Fingiendo una calma que solo lograría la próxima vez que viera nevar al frente de un calefón con una copa de champaña en las manos, me dirigí al escritorio del policía de civil y le configuré la conexión de red a su equipo, que también tenía estampadas las mismas dos letras, pero que tenía sobre ellas la foto de un gordo bebé, al lado de estampa de una virgen de alguna de las religiones típicas de la región.

Le pasé el papel y su rostro resplandeció, se levantó como iluminado por un ideal humanitario y recorrió el lugar configurando las máquinas del recinto, y señalándome cada vez que un burócrata se unía al coro de sonrientes internautas, haciendo que el vapor del lugar fuera un poco mas respirable por la felicidad.

La cúspide de la felicidad la alcanzaron cuando el gordo general enseñó sus blanquísimos caninos, luego todo se interrumpió a las doce en punto con la ceremonia del almuerzo en grupo; a mi me pusieron un poco de las luncheras de los demás y el general amablemente insistió en que me comiera un pedacito de su pollo guisado que me ardió dos días
a su paso por todo mi tracto digestivo, con especies más calientes que lava ardiente.

Lo que más me gustó fue la sopa de sardinas, me enseñaron como hacerla, he tratado, pero las raíces, y especies son difíciles de conseguir donde vivimos, y la leche de coco es muy laboriosa. Es la única razón por la volvería.

Rita llegó tarde como siempre a equilibrar el comportamiento de la gente, que debe ser elegante y discreto en todo momento, para que ella encuentre paz en este planeta que no siempre, para su desgracia (del planeta) le hace caso.

Se le había acabado el efectivo, y el vendedor de máscaras vudú de plástico no aceptaba ninguna de sus tarjetas. Venía escoltada por una linda policía que luego descubrí que era hija del general.

Alabé con innecesaria estupidez el pollo del general y este, levantando el teléfono, ordenó una inspección y cuarentena sanitaria del crucero, para darnos tiempo a ir a verlos en su granja.

Con asombro y cierta sensación de haber sido timado noté que el policía de civil, cuando se despidió no llevaba su gorra de policía, si no la gorra de una empresa de servicio técnico de la empresa de las dos letras, pero sin rencor lo despedí, prometiendo volver a visitarlos el próximo verano.

Me fue un poco difícil convencer al general de que sabía que sus pollos eran los más sabrosos del mundo sin tener que ir a su granja a verlos, cuando le compré cinco con suficiente alimento que es el origen secreto de su sabor, y le prometí criarlos según sus instrucciones: sin indulgencia y con mucha disciplina.

El prometió enviármelos por courier cuando lo llamara una vez que estuviéramos en casa.

No quisimos mirar por la ventanilla cuando nos alejamos del dichoso país, el capitán de la nave la sacó del puerto muy lento, y muy lento se adentró en el caribe bordeando la costa, no desafiándolo, si no como con miedo de darle la espalda demasiado pronto.

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 19/Nov/2016

Anuncios

Acerca de victor a. bueno m

Personal details Victor A. Bueno M. ♂ Email address: victor.bueno13@gmail.com calle el diamante Nros 20-f los flores de catia, caracas Venezuela Nationality: Venezuela Tel (prívate): x58-416-214.85.59 Tel (mobile): x58-414- 900.90.81 Marital status: Registered partner No. of children: 2 Date of birth : 04.03.1959 Summary formed the people, interconnected the equipment, optized the processes on three venezuelan branches of global companies, specialist in social networks and groupware (open exchange, msm exchange, novell groupwise, motorola good system, etc) and on mobilizing systems since palmOS, academic formation on oil economics. A lot of experience in manage IT infrastructure change projects. Author of 9 e-books of urban poetry. Education 06.1987 - 12.1990 msc. hydrocarbon economics, ucv (Economy / Finance - College / University, Master's degree) No thesis (Average grade: 18/20) 06.1977 - 12.1982 systems engineer, unexpo (IT - College / University, Bachelor's degree) (Average grade: 7/9) Positions 09.2003 - ---> cio, Deltor Ag (Sector:IT, Specialization:Project Management, Role:Self- employed) window-linux integration projects Groupware open-xchange, SuSE Debian 03.2000 - 06.2003 cso, italcambio (Sector:Bank / Finance / Credit, Specialization:IT Management, Role:Executive Officer) IT security manager 09.1996 - 03.2000 cio, Deltor AG (Sector:IT, Specialization:IT Management, Role:Management) PalmOs to MSSQL server synchronization programs to mobilize sales applications 01.1990 - 09.1996 cio, Danzas-DHL (Sector:Transport / Distribution, Specialization:Application Development, Role:Specialist knowledge responsible) Venezuela IT manager Languages: Spanish Oral: Excellent. Written: Excellent English Oral: Good. Written: Good Special field IT projects Management Role Specialist knowledge Responsible

Publicado el noviembre 21, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Favor dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: