Archivos diarios: noviembre 27, 2016

Las nuevas escrituras

Capitulo dos: Acerca de los deberes hacia los gatos.
Y viendo dios que el humano le salió pedante, decidió que las gatas fueran masoquistas, los gatos sádicos, y que a todos los gatitos bebés provoque acariciarlos.

Para mejorar el equilibrio del universo, a los gatos les dio derecho a dormir todo el tiempo que les diera la gana, de comer solo lo que les gustara mucho, y les quitó todo trabajo.

Los hizo bellos, inteligentes,
escépticos, elegantes, pacientes, astutos, elásticos, agradables al tacto, les dio siete vidas y les regaló la noche.

Se cuenta que un apóstol, oyendo a una gata en celo llamando candidatos, dijo: lástima que no haya superluna rojiza, porque si no hasta yo iría.

A quien mate un gato le espera el tormento; a quien los cuide, le será posible clamar por clemencia; que puede que le sea otorgada por el tigre del cielo. Al que, todos sabemos, le encantan los monos. Algunas veces, cuando no hay nada que le guste más.

Así que amiguit@s, al gato debemos sumisión y respeto.

Si llega el llameante ocaso de un viernes y vienes cobrando tu salario el próximo miércoles, y tienes la nevera solo con agua, que no se te ocurra aparecerte en tu casa sin comida para tus gatos.

Si tienes solo para los pasajes del transporte público hasta el miércoles, eso es intrascendente.

El crédito es la base de la confianza sobre la que se afianza el progreso de nuestra sociedad.

Si el tigre del cielo no lo hubiera querido, los bancos jamás te hubieran emitido tus bellas tarjetas de crédito.

Es más, para que veas que le caes bien, hasta te puedes comprar una botella de algo que te ayude a ser un poco menos infeliz por un rato. Por lo menos frente a tus gatos.

Eso si. Cigarrillos no. Hay que ahorrar. El precio del crudo está muy bajo; además el humo molesta a tus gatos.

Sabes que hay que comportarse bien y seguir las escrituras.

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 27/Nov/2016

Anuncios

Random

Random

Sueño nubes grises
Al final de un desierto
Es la lluvia un deseo
Pero la arena el destino

Rodeado de infinitos
Mi intelecto ansía una receta
Alguna ideología
Una muleta

En el reino del alacrán
Picar es automático
Medrar es el ideal
Bajo una fresca piedra

No termina el desierto
Continúa en la montaña
Que apunta al cielo
Y luego el mar

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 27/Nov/2016

A %d blogueros les gusta esto: