Archivos Mensuales: octubre 2018

El duro

 

El duro

 

De todas tus lunas

Solo algunas

De rara forma o color

Llamaron tu atención

 

Ninguna estrella

De las nubes ningún resplandor

No es de hombres serios

Suspirar por el color del sol

 

En vano te abrió el universo

El infinito de infinitos

De su maraña de caminos

Solo una ciudad te vió

 

No amaste ningún animal

Viste pasar las banderas

Del deporte y de la guerra

Sin mucha pasión

 

Te dedicaste a crecer tu herencia

Amaste solo una vez

A una sola mujer muy bella

Cuando eras muy joven

 

Muy inocente

Muy desocupado

Y tenía las vesículas seminales

Muy llenas

 

Ninguno de tus hijos

Fue aceptado en tu secta

A cuyos ritos asististe

Con cierto escepticismo

 

Bebiste muy poco alcohol

El tabaco te daba alergia

Odiaste a tu padre

Con hipocresía y paciencia

 

Temías las sorpresas

Incluso las buenas

Para ti la comida

Era solo alimentación

 

El amor sinónimo de conveniencia

Estadísticas las apuestas

Y la veste de la plebe

El uniforme del perdedor

 

Ningún arte o ciencia

Forjo tu paciencia

Despreciaste a los excluidos

Nunca hablaste con niños

 

Acumulaste grano

Del reino vegetal

Te intereso tu siembra

Lo demás te fue maleza

 

Del reino animales

Los cuadrúpedos domésticos

Y las aves de corral

Podías nombrar

 

Del reino mineral

Te interesaron los abonos

Y tu tema favorito

El agua de regadío

 

De esa agua no se sabe

Si es vegetal

O animal

O mineral

 

Porque no dice ni pío

Cuando la sacan del río

Pero canta entre los surcos

La canción de los frutos

 

Creo que no sufriste hastío

Eras solo corto de curiosidad

Se puede aprender de la tierra

Mas que de la universidad

 

De larga paciencia

Y amplia prudencia

Supiste mucho del grano

Y de la alquimia de la siembra

 

Dejaste a los demás

El goce arte y ciencia del pan

Quien contigo trabajó

Ni frio ni hambre pasó

 

Viste a niño pescar en tu canal

Como se ve a las garzas salvajes

Que trabaje ya está grande

Decretaste

 

No me dejaron descansar

Hasta que hui a la universidad

Fue tu chequera mi amuleto

Frente a toda adversidad

 

 

La muerte no te sorprendió

Viejo te encontró

Tu granero estaba lleno

Tu corazón no se canso

 

 

Li Tao Po

VABM 28/Oct/2018

La siesta en Guarenas

Foto0158

La siesta en Guarenas

 

 

Los sábados en la tarde

Después del mercado

Guarenas reposa

Mientras digiere la sopa

 

La montaña hace nubes

La brisa vuela cometas

Lento los zamuros circulan

Bajo nubes casi quietas

 

Hay quien lava ropa

Y quien juega con pelotas

Pero los sábados a las tres

En Guarenas hace modorra

 

Lenta como pereza

Pesada como roca

A todos convoca

A tomar la siesta

 

Arrullado por mi ventilador

Enchinchorrado mi alma se eleva

Se remonta a las celestes esferas

Donde el éter sofoca mi aliento

 

Después de las cuatro regresa sedienta

Buscando pelea o fiesta

Cocuy del otro porque el penca

Esta más caro que la cerveza

 

El alto gavilán de los precios

Se ensaña con la paloma de mi sueldo

Remarca el comerciante cifras

Allende las fronteras de las etiquetas

 

Que abisman mi esperanza

Infinitos que abruman a los ordenadores

Para sobornar a los recaudadores

Y al resto de la hueste de martilladores

 

Al mayorista distribuidor

A la mano de obra familiar o en vías

Al productor o importador

Y al que asigna las divisas

 

Li Tao Po

VABM 27/Oct/2018

El siguiente

el siguiente

El siguiente

 

Es sutil y silente

Salvo sus efectos

Que todo padece

Vertical a lo real

 

Solo el siguiente

En todas las filas

Pasa por sus celdas

Amplias y eternas

 

Sentirás su lija

De agua y sal

Algunas esperas

Te van a tallar

 

Solo cuando mueras

Serás uno con el mar

Abajo de las estrellas

Con la marea fluirás

 

Para Edgar y Steven

A %d blogueros les gusta esto: