Archivos Mensuales: abril 2017

Yo y el río 

Ebrio de río 

Y de tabaco y ron

Llegué a viejo
De carambola 

Nada planificado

Solo flotando
El ingeniero 

El ingenioso vate

En lo bajito
Solo conmigo 

Solo entre amigos

Yo y el río 
Celebrándolo

Y a sus alevines

Flores de vida
Agradecido

De aún estar vivo

Maravillado

Para Elia, Edgar, Marlon y José 

Li Tao Po

VABM 30/Abr/2017

Luna como recorte de uña

Luna como recorte de uña

Mínima luna
Un recorte de uña
Pero renace
Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 27/Abr/2017

576

576

Cansado halcón
La montaña es alta
Pero tú vuelas
Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 25/Abr/2017

El Gato de la Noche

El Gato de la Noche
Las tribus del montañoso norte del país de los H’zan utilizan el mismo ideograma para noche, sueño, gato y Dios.

De Viajes y Paseos
Zhuang Z’shu.
Siglo II. Dinastía Z’shu.
537


Raudo y fatal
El gato de la noche
Trae el sueño

Fugaz paseo
Incalculable mundo
Nada sabremos

A la noche voy
De la noche venimos
Solo ella es
Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 23/Abr/2017

Lluvia Nocturna

Lluvia Nocturna

Viene la lluvia
Siempre viene y se va
¿Donde tu estás?

Lluvia nocturna
Sobre gente dormida
El techo tiembla

Siempre te llevo
Bien adentro del pecho
Nunca te dejo

Pero tu te vas
No se como amarte
Si nunca estás

Tu en la noche
La lluvia en la noche
Yo en la cama
Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 22/Abr/2017

El desbalance

El desbalance
El tipo haló el cintillo de celofán, levantó la tapa, quitó el papel de aluminio y lo tiró al piso.

La caja tenía la advertencia de que el producto era tóxico, contenía cancerígenos y para colmo causaba adicción.

Se fumó tres antes de entrar al edificio.

Adentro lo esperaba ansiosa una gente que buscaba siempre un desbalance.

Él programaba computadoras, los programas sumaban y restaban cantidades de acuerdo a parámetros que decidía la gente que buscaba desbalances.

Siempre se reunían los lunes a la 9 a.m.

Al salir del ascensor se desvió hacia el baño y le lavó las manos con jabón líquido y desinfectante.

La gente que buscaba siempre desbalances era alérgica al tabaco.

Cuando entró a la sala de reuniones solo faltaba por llegar el contador mayor.

Las luces, cámaras, proyectores, pantallas, y micrófonos de la sala de reuniones eran controladas desde la computadora de escritorio del contador mayor.

Buenos dias– dijo la voz del segundo contador desde un amplificador estéreo con el superbajo demasiado acentuado.

–Creo que estamos todos los que somos y somos todos los que estamos.

–Luis, MI jefe no va a poder estar hoy con nosotros.

–Va a trabajar en otro proyecto y me encargó esta reunión de seguimiento del desbalance 30122050.

–Así que podemos dar inicio.

Todos los subordinados al segundo contador hicieron como si revisaran las agendas de sus tabletas y teléfonos.

El tipo sacó su teléfono y comenzó a revisar su correo usando la conexión de la firma.

No le quedaba ni un byte de su plan, y solo llevaba 3 días.

Había tenido que descargar doce terabytes de data para analizarla antes de la reunión.

A su lado una mujer, que ganaba mucho dinero graficando desbalances, jugaba un juego que se trataba de explotar naves espaciales usando rayos laser.

Me queda una sola vida, no he encontrado la manera de salir de este universo.

¿Me trajiste la data? –Le preguntó sin levantar la vista de su teléfono.

Claro, ¿alguna vez te he fallado?– le preguntó el tipo.

Y ella mirando su teléfono le contestó: –¿alguna vez te dado la oportunidad de fallarme?

Ambos rieron mientras sus teléfonos se interconectaron.

Se llamaba Elle, y el tipo no perdía la esperanza de conquistar su amor con argumentos lógicos.

No lo habían notado, pero el segundo contador había seguido hablando.

Y ahora Elle nos va a mostrar el desbalance de esta semana –dijo el segundo contador, y se sentó.

Elle se levantó y dijo: –El desbalance actual lleva más de un trimestre.

–La firma no va poder seguir facturando más honorarios por arreglarlo.

–El contrato es muy claro al respecto.

–Nuestro programador, todos en la mesa lo miraron de reojo y luego volvieron a mirar las pantallas de sus teléfonos, me acaba de entregar varios terabytes muy prometedores.

–Hazme el favor de pasarme el control para proyectar los gráficos.

De haber moscas capaces de sobrevivir el ambiente estéril de la sala de reuniones, su aleteo habría podido ser escuchado en el silencio expectante que se hizo antes de que se proyectara el primer gráfico.

¿es eso lo que creo que veo un nuevo desbalance? –Preguntó esperanzado el segundo contador.

Elle pasó al segundo gráfico y ahí estaba un bello desbalance que duraría más de tres meses.

¿Lo podemos reforzar con el desbalance anterior?– preguntó esperanzado.

Elle proyectó el gráfico 3 “La prueba del ácido”

–Me temo que solo un poco. Es un lástima, ya le había tomado cariño a ese desbalance, creo que lo podemos reusar en dos trimestres– Dijo y se sentó.

Las luces de la sala se fueron atenuando y una música de clavicordios, cornos y violines le indicó al segundo contador que el contador mayor había tomado el control.

–Hola queridos infantes, dijo la voz sintetizada de Luis treinta años antes, veo que habeis trabajado bien.

–Nuestro cliente tiene un bello desbalance y es nuestro deber ayudarle a librarse de el.

–A nuestro programador le debemos el favor, es una lástima que quiera matarse fumando.

–Yo perdí mis cuerdas bucales y puedo enseñarle algo, pero sé por experiencia que nadie aprende por experiencia ajena.

–A Elle mis respetos, y a mi mano derecha mi abrazo.

–Creo que tienen bastante trabajo, para seguir perdiendo tiempo en esta reunión.

La voz calló, las luces retornaron a su nivel normal, la música dio paso al silencio clínico habitual.

El tipo trató de aguantar las ganas de fumar para quedarse a hablar con Elle, pero su pesimismo le dijo que ella se iba a quedar tratando de obtener una audiencia con Luis, o lo que quedaba de él, que según las malas lenguas solo era una cabeza conectada a un computador.

Abajo en la calle, caminando entre los carros, con un cigarrillo entre los labios, el tipo pensó que había un desbalance en su interior que lo obligaba a fumar a pesar de saber que le era perjudicial.

–Menos mal que no tengo dinero para costearme una firma de contadores que me lo trate de balancear– Pensó y encendió otro.
Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 19/Abr/2017

Un sueño de mariposas nocturnas

Un sueño de mariposas nocturnas

Al quinto emperador de la pasada dinastía le ocurrió un sueño en el que una gran mariposa nocturna le trataba de dar un mensaje. Que él, desafortunadamente, no sabía interpretar.

Él, en su sueño, se dedicó a seguirla, a ver las figuras que dibujaba en su vuelo, a tratar de interpretar sus lunares y dibujos, y a tratar de encontrar el ritmo de los chasquidos metálicos que ella emitía, sin ningún éxito.

Durante gran parte de su sueño probó muchas estrategias para entender el mensaje.

Por ejemplo escribió:
Mesa-Silla-Lámpara-Cama-Ventana.
Que fueron los sitios donde se detuvo el insecto, y MSLCV, y luego MESILACAVE.

También probó tratando de identificar al árbol, cuya corteza la mariposa trataba de imitar; y de ubicar alguna constelación que coincidiera con sus lunares. Pero también fracasó.

Cuando se rindió decidió convocar a sus ministros y asesores, pese a que no deseaba compartir su mensaje con nadie.

Su heredero le habló de una sorpresa, pero no sabía si era agradable, ni su tamaño.

Alguien le propuso conservar al insecto en la mejor seda, y otro que lo incinerara.

Algunos vieron como de buen augurio al insecto y otros como anuncio de desastres.

A algunos el mensaje de la mariposa les pareció importante, y a otros deleznable.

Sus artistas le prometieron que muy pronto tendría poemas, acuarelas, canciones, esculturas, y danzas de las mariposas más bellas.

Le hablaron de los encantos, inconveniencias y peligros de la selva sobre la que había sido construida su residencia.

Pero ninguno logró darle un mensaje convincente.

Así que, en sueños, ordenó que abrieran las ventanas y apagaran las lámparas de su habitación, y obligaran a salir al insecto, teniendo cuidado de no hacerle daño.

Cuando quedó solo en su habitación–aún en su sueño– sintió la soledad de su poder y el peligro que corría sin los consejeros apropiados.

Como estaba muy cansado y no había podido dormir bien debido al asunto de la mariposa –en sueños– decidió dormir hasta muy tarde en la mañana.

Poco después despertó cansado y encontró a una mariposa, más grande y más bella que la que había soñado, posada a su lado, en una de sus almohadas.

Cerró los ojos y contó hasta diez, diez veces, y la mariposa siguió en su almohada.

Estaba indeciso entre tratar de atraparla o espantarla –y preocupado por el cansancio y la frustración que le ocacionaría otra reunión con sus ministros y asesores– cuando su gata favorita cazó a la mariposa y la engulló de un solo bocado.

Siempre que contaba esa anécdota terminaba diciendo: Todavía no sé si debí darle un premio a mi gata, o castigarla. Si desterrarla de mi entorno, o nombrarla mi consejera.
Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 17/Abr/2017

El grito del araguaney

El grito del araguaney

Entre el verde
Grita su amarillo
Un araguaney
Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 19/Abr/2017

Días de pesca

20170416_202015[1]

Días de pesca

 

En esta húmeda y gris tarde
Una bandada de aves acuáticas vuela
Su ruta me es paralela
Ambos regresamos de una pesca

¿Cuantas veces nos veremos?
¿Cuantas iremos de pesca?
¿Cuantas traginaremos la misma faena?
Paralelos pero relativamente cerca

Mis flechas han sido certeras
Algunas veces
Con algunas de ellas
Las conozco por adentro y por afuera

De la misma manera que pesco
He cazado a algunas de ellas
No ha sido por hambre
Que he estudiado sus vísceras bellas

Ha sido por curiosidad
Por ver las huellas que la marisma
Y las húmedas faenas de pesca
Han dejado en su configuración interna

Para tener indicios o recuerdos
De que es lo que siento
De que es lo que trato de capturar
Entre esta fría y acuosa atmósfera
Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 16/Abr/2017

El insomnio del emperador

El insomnio del emperador

No sé que espero
No fue el cambio de guardia a media noche
Ni el “sin novedad” de la una
Ni la brisa fría de las 3

Afuera de mi habitación
El imperio es una certeza compartida
Yo que soy el emperador
Dudo de mi existencia

Me acompañan mi cuerpo
Que aún no duele
Y un escéptico hastío
Que me hace dudar de lo que veo

Los amantes duermen
Los oi antes
Y esperé su silencio
Ahora ladrará un perro

A esta hora escribo esto
Sé que morirá en el fuego
Antes que yo
Pero no me detengo

¿Qué es más irreal?
¿Yo o el imperio?
¿El inmedible y apático mundo?
¿O mi esquivo sueño?

Mi sobrino gobierna
Utiliza mi sello
Mientras veo sombras irreales
Que rebotan entre espejos

Nunca duerme el mundo
Siempre hace intentos
Torpes ineficaces y ciegos
Que parecen sueños

Para Elia y Edgar
Li Tao Po
VABM 15/Abr/2017

A %d blogueros les gusta esto: