Archivos Mensuales: octubre 2010

Geografía sagrada

Geografía sagrada

Del mundo, mi pueblo teme solo el borde de occidente. El borde del
norte limita con los ríos helados, habitados solo por los cazadores de
pieles; el del sur sube hasta los pilares del cielo y el del este es
el océano, que pertenece a los perezosos y fantasiosos cazadores de
peces.
Los últimos tres bordes han sido marcados, como con el hierro se marca
al ganado y no hay duda de quién es el dueño.
Pero al oeste -donde se inicia la noche- quedan el movedizo lago de
azogue que reverbera bajo el sol rojo y la mar de agua venenosa que es
iluminada por la amarilla luna llena; que son indudables espejismos y
se disfrazan de tormenta de arena y de negra lluvia que siempre se nos
alejan.
Del occidente, aun nos llega –con intolerable frecuencia- la peste de
la guerra montando sus peludos caballitos enanos y la infección de las
ideas surgidas en los infelices cerebros de los habitantes de los
tórridos pantanos y selvas.
Todo lo que me ha sido dado por mis antepasados y lo que el emperador
en mí ha cultivado, ha sido asignado -por él- a la labor de delimitar
la frontera occidental del imperio; de una manera entendible hasta
para los desdichados perros que siguen caravanas que se pierden en el
mar de arena que hierve y se congela diariamente al occidente del
imperio.
Semejante honor -tan difícil tarea- me ha autorizado a usar los
talentos de poetas, comerciantes, soldados y sabios.
He seguido concejos legales, órdenes militares, fórmulas de la ciencia
y  admoniciones de profetas.
He tomado en cuenta los contradictorios y acomodaticios refranes de
nuestra cultura oral.
El tiempo se me acaba, se acerca el tiempo de mi prueba.
La marca está plantada a dos días de marcha forzada debajo de la mitad
de la altura hasta donde los odres se llenan. La construcción de la
muralla fue encomendada a mi mano derecha al inicio de mi tarea;
espero sea fiel a su palabra y se encargue de mi viuda, huérfanos y
huérfanas.
Di licencia para retirarse a mi tropa, solo a mi poeta le he ordenado
quedarse a conjurar a la plaga extranjera con uno de sus poemas. Quien
lo halle debe recitarlo fuerte, su sola repetición aun en bocas que no
lo entiendan, -me ha asegurado- conserva toda su potencia. Ha sido
tallado también con signos bárbaros, para que incluso los pálidos
diablos del extranjero lo entiendan. Dejo -rodando en el viento del
desierto del fin del mundo- las copias que hemos reproducido de su
advertencia.

La forma de mi tierra

Como las estrellas
De alguna manera reflejan
La cara de su dueña

Como el planeta
Es un reflejo
De las miles de estrellas

Como el imperio
Tiene la forma del planeta
Pero un poco más pequeña

Como el emperador
Representa a dios ante sus plebeyos
Y ante el mísero perro extranjero

Estos signos representan
Dibujan la forma de mi tierra
Y de su habitual existencia

Que es una circunferencia
Con sus cuatro esquinas fundidas
Inalcanzables, ubicuas y perpetuas

A ti extranjero
Que no sabes nada de ella
Te advierto:

No cruces esta puerta
Porque después de ella
Solo hallaras lo que llevas adentro

Pero de otra semilla
Cultivado en otra tierra
Ajena

VABM 29/10/10

Verdades importantes

Verdades importantes

Estuve una vez en un rastro.
Se podía comprar muy barata
Sangre de res por baldes

En un estanque de restos no procesables
Había gente encontrando restos utilizables

Una vez estuve en una granja avícola.
Se podía comprar abono por toneladas

Y bolsas grandes de blancas plumas
Del ave de mesa favorita
De la familia que sabe alimentarse

En ambos sitios producían proteínas de origen animal
Muy importantes para la gente desarrollarse

En ambos sitios perdí el hambre

A ambos regreso mentalmente
Cuando quiero escribir
Rumiando el pasto de mi experiencia
Tratando de asimilar inasibles realidades

He pasado por algunas universidades
Buscando verdades
Pero las que encontré en ellas
No me han satisfecho cierta hambre

Que solo se satisface con verdades transcendentales
Como por ejemplo:
¿Que queda de las vacas y los pollos
Después de convertirse en proteínas animales?

¿Queda algo de ellas y ellos
Como un virus
O un anhelo de justicia en la sangre?

Si alguna vez llego a encontrar respuestas razonables
Prometo publicarlas en mi blog
Con la etiqueta: “verdades importantes”

VABM 27 de octubre de 2010

O monito terraqueo

Solo yo he visto
El exagerado rosado
De algunos ocasos

Solo yo atesoro
Algunos instantes intrascendentes
Por todos olvidados

Solo a mi pertenecen
Las dolorosas cicatrices
De algunas muertes

Creo que eso me autoriza
A llamar hermano
A cualquier humano

VABM 21 de octubre de 2010

Certezas

 

 Certezas

Que poca autoridad
Le acato al ilusorio orbe,
Al falso y flamígero rosa
De algunos ocasos

Y a mi cárcel de hambre, ambición y carne
Cuando mi ciencia de clepsidras,
Estrellas, líneas rectas y astros
Me da otro presagio

Otra alegría de víspera
Otra certeza
Que se diluirá con el tiempo
En el asombro de mi realidad

Construida con las verdades
Que los líderes del mundo
Han considerado necesario informarme
Y las leyes que Dios

Me ha dejado comprobar
Atónito y deslumbrado
De su diseño simple
Y casi humano

VABM 12 de octubre de 2010

A %d blogueros les gusta esto: